Hoy  decides lo que ocurrirá mañana: Inteligencia del Negocio

El negocio legal se basa en la incertidumbre: ¡es lo único que tenemos!. Un detalle no contemplado puede modificar de manera importante  la realidad que mantenemos, por eso se precisa concretar los objetivos para identificar y utilizar las mejores herramientas.

En Iuspertise tratamos procesos y estrategias.

¿Ingeniería de procesos legales? Si, para mejorar el beneficio económico de cada caso, disponer

de más tiempo, controlar la situación en vez de estar al vaivén de los acontecimientos. Mejorar los procesos significa evitar los errores.

Las estrategias se pueden implementar con fórmulas de inteligencia del negocio.

Antes de exponer cómo se pueden  mejorar los procesos de la empresa legal, revisemos algunos conceptos importantes.

                      ¿Qué es la ingeniería de procesos legales?

Se trata de una metodología de trabajo que permite relacionar las distintas áreas del negocio

(facturación, gestión de casos, costes, etc.) para

⇒ permitir una visión global de la empresa y  de la eficacia de sus recursos (rentabilidad

de las actuaciones jurídicas, necesidades de formación del personal, coste de cada cliente, etc.) que

⇒ facilite la toma de decisiones a corto, mediano y largo plazo.

                   ¿Qué puede hacer la ingeniería de procesos?

Optimizar ciertos procesos se  hace imprescindible si

⇒  se pretende  un ahorro significativo de tiempo,

⇒ interesa identificar las operaciones de riesgo,

⇒ quiere  incrementar los beneficios del negocio legal.

                      ¿De qué se trata?

Hablamos de hacer las cosas de la mejor manera posible utilizando enfoques que permiten

lograr un mayor  beneficio contrastable a nivel económico, financiero, de tiempo, a la par que una

mayor satisfacción de quienes intervienen (clientes y personal del negocio).

Son varias las herramientas que permiten controlar   el negocio legal  desde distintas perspectivas,

veámos algunos de ellas:

⇒ la gestión integral que vincula   las áreas financiera,  marketing,  proveedores, colaboradores, procesos,

casos, sitios internet  y recursos humanos.

⇒ una gestión documental que centralice todos los escritos de los distintos casos a fin de

a) permitir su reutilización,

b) optimizarlos añadiendo normativa, jurisprudencia y doctrina pertinente así como

c) ahorrar tiempo y evitar errores.

Cualquiera de ellas requieren un análisis, implantación de la solución propuesta, formación  y seguimiento.

     Los procesos: el core del negocio

Son varias las herramientas que permitirán mejorar los procesos de la empresa legal. Workflows, gestión documental y otras soluciones  permitien la rentabilización y ahorro de tiempo.

La Gestión de procesos vincula las distintas actuaciones de la empresa legal para facilitar su control y sugerir puntos de mejora.

Se trata de modelizar las distintas áreas del negocio: comercial (captación, gestión y facturación), recursos humanos (su captación, formación y el soporte que requieren) así como la operativa de los  casos con la finalidad de, por ejemplo,
→ detectar errores,
→ aportar un ahorro significativo de tiempo,
→ mejorar la curva de aprendizaje –invertir menos tiempo en hacer mejor las cosas- o,
→ depurar las intervenciones escritas.

¿Hacia donde ir?

  De las ventajas de una Gestión de Objetivos  ha de resaltarse que facilita, entre otras,
→ la elaboración de escenarios de intervención,
→ la identificación de potencialidades y puntos a reforzar,
→ la evaluación de  impactos a nivel personal, profesional, económico, etc.
→ la definición e implementación de instrumentos de seguimiento o,
→ la elaboración de estrategias.

      Otros recursos

Por otra parte ha de tenerse en cuenta la posibilidad de desplegar un sistema de Gestión del Conocimiento para centralizar información de interés jurídico (doctrina, jurisprudencia,causas petendi, normativa) con la finalidad de que la nube de conocimiento (BigData) generada posibilite su uso dentro del despacho y en remoto para iniciar o corregir escritos y actuaciones en Sala.

La Gestión de Casos que permite el control del iter procesal de los casos, es de utilidad para
→ identificar y planificar recursos consumidos,
→ depurar la práctica forense,
→ el entrenamiento de quien se incorpora a la actividad o pretende una actualización de conocimientos.
El seguimiento de un caso implica monitorizar aspectos tan diversos somo su ciclo de vida, la intervención de distintos roles y la elaboración y control de escritos e intervenciones de variado tipo (personal, telefónica, em-mails, etc.)

La Gestión de Costes, que permite calcular el ratio financiero, resulta imprescindible para planificar una adecuada estrategia de crecimiento. Indistintamente del tamaño de la empresa, la monitorización de las distintas actividades y de su umbral de rentabilidad fundamentará la toma de decisiones.
En este sentido la creación de Cuadros de Mando y, en particular de Balanced Scorecards como métricas personalizables documentará la factibilidad de proyectos y la viabilidad de la empresa.