¿Responden los testigos?

¿Cómo facilitarle al testigo que recuerde lo acaecido? Ignorando la connotación deontológica de esta propuesta puede señalarse que la pregunta adecuada evocará el recuerdo de aquello sobre lo que se inquiere, siempre y cuando le haya sido de interés…

Cuando un testigo contesta sobre lo que percibiera un complejo mecanismo psicológico se activa. Entra en juego un proceso de evocación de la traza de memoria que resulta de la interacción entre:

Lo percibido es afectado por varios factores como son, entre otros, la calidad de los procesos atencionales, las características del tipo de señal que se trate –auditiva, visual, etc.–, cómo integra su aporte emocional, cognitivo o conductal.

No menos importante es el proceso de codificación memorística mediante el cual se crea la traza mnémica y en el que intervienen, además de factores emocionales otros tantos del tipo fisiológico.

Y por último no ha de perderse de vita aquellos aspectos que intervienen en la manifestación –verbal o escrita– que se activa durante el interrogatorio como son, entre muchos otros, la voluntad e intención de colaborar o el riesgo de Otelo.

Por lo que la evocación requiere, para mejores resultados, que –mediante la pregunta– se «recree» las circunstancias de la percepción y que el juzgador sea capaz de percibir –en sede policial o judicial– la respuesta sin sesgos y sin la intervención del riesgo de Brokaw.